El Blog de ”la Caixa”

Caja Navarra

”la Caixa” mantiene las marcas de las entidades que integraban Banca Cívica

El próximo 3 de agosto está previsto que se haga efectivo el cambio de rotulación de más de 1.300 oficinas de Banca Cívica, tras la aprobación de la integración de CaixaBank y Banca Cívica por los órganos de gobierno de ambas entidades.

La marca Banca Cívica dejará de utilizarse y las oficinas que formaban parte de este banco lucirán, en sus territorios de origen, sus respectivas marcas (CajaCanarias, Caja Navarra, Caja de Guadalajara, Caja de Burgos o Cajasol), junto al símbolo de “la Caixa”.

 

“la Caixa” ha decidido mantener estas marcas por su arraigo, historia, significación, aportación y penetración en cada uno de sus respectivos territorios, demostrando así su compromiso con las personas, familias, empresas y la sociedad en general de esos territorios. Ese compromiso permitirá reforzar los proyectos de la Obra Social.

Integración de los sistemas informáticos en menos de un año

La operativa de los clientes de Banca Cívica no cambiará, prácticamente, hasta la migración de la plataforma operativa de cada entidad, en un proceso que tendrá una duración inferior a un año y que se hará de forma escalonada:

Como novedad, a partir del 3 de agosto, todos los clientes de Banca Cívica podrán efectuar reintegros a débito con sus tarjetas, sin comisión alguna, en toda la red de cajeros automáticos de ”la Caixa” que, tras la fusión, alcanzará la cifra de 10.000 cajeros en toda España.

Los clientes no deberán realizar ninguna gestión

Al realizar estas integraciones, las cuentas corrientes y las libretas de ahorro de las mencionadas entidades cambiarán de numeración. Este cambio, sin embargo, no afectará a los recibos domiciliados ni a las transferencias ni a los abonos recibidos. Por tanto, no será necesario que el cliente realice ninguna gestión. Los créditos e hipotecas contratados mantendrán igualmente las condiciones pactadas.

Las tarjetas de Banca Cívica podrán utilizarse hasta que la activación de las nuevas tarjetas de “la Caixa” que los usuarios recibirán en su domicilio, tras la integración de los sistemas informáticos y que incluyen el servicio gratuito CaixaProtect, que protege contra el fraude y el robo.