20 Febrero, 2013

La política monetaria del futuro


Informe MensualEl último informe de “la Caixa” Research se indica que las históricas bajadas del tipo de interés oficial, hasta su límite inferior del 0%, no fueron suficientes para aliviar las preocupantes dinámicas recesivas. La crisis económica y financiera está obligando a plantear otra vías no convencionales con el propósito reducir los tipos de interés a largo plazo para así incentivar la inversión y el consumo.

La compra directa y masiva de activos a gran escala es quizás el instrumento no convencional más notorio. No obstante, esta vía puede favorecer la nueva formación de burbujas especulativas, tanto domésticas como foráneas, o desanclar las expectativas de inflación y, en última instancia, llevarse por delante el cometido fundamental de la política monetaria: la estabilidad de precios.

A pesar del profundo cambio en la forma de conducir la política monetaria, el crecimiento de los países desarrollados sigue siendo muy débil. Ello, sin embargo, no quiere decir ni que la política monetaria no es lo suficientemente expansiva ni que no está teniendo ningún efecto. Es, sobre todo, un reflejo de los profundos procesos de ajuste que se están llevando a cabo y que, de no haberse tomado estas medidas, probablemente habrían generado una recesión mucho más intensa.

Son cada vez más las voces que piden ir más allá y rediseñar de raíz el enfoque de la política monetaria. Una de las propuestas que está ganando más adeptos consiste en cambiar el actual objetivo de inflación por uno de crecimiento del PIB nominal. El atractivo de este objetivo es que ante un shock que redujera el crecimiento del PIB real, la autoridad monetaria podría llevar a cabo una política monetaria más expansiva, aunque ello aumentase la inflación.

Las reglas e instrumentos que guiarán la política monetaria del futuro todavía están por determinar, pero difícilmente se volverá a la política monetaria del pasado de un instrumento (el tipo de interés) y un objetivo (la inflación). De momento, se ha ampliado el número de instrumentos, queda por ver hasta qué punto cambian los objetivos.

Puedes descargar el informe febrero 2013 entero (formato PDF).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *