18 Abril, 2013

¿Guerra de divisas?


En el último informe mensual de “la Caixa” se analizan las causas de los aparentes desequilibrios generalizados del tipo de cambio moneda.

Con una demanda interna sumida en un proceso de ajuste en prácticamente todos los países desarrollados, el mercado exterior se ha convertido en el único motor en el que apoyar el proceso de recuperación. La tentación de llevar a cabo una devaluación competitiva de la moneda, por lo tanto, es màxima.

¿Guerra de divisas?

Sin embargo, la extraordinaria magnitud de los estímulos que se han ido implementando en muchas de las grandes economías avanzadas, aparte de intentar amortiguar el impacto de la recesión sobre la demanda interna, también debilita sus respectivas monedas. Si bien los recelos de determinadas economías con moneda fuerte parecen justificados, el juicio sobre la agresión cambiaria de un país a los demás no es una cuestión inequívoca, especialmente cuando las herramientas utilizadas son diversas y los efectos sobre el tipo de cambio indirectos.

De hecho, según estimaciones del FMI, el mapa económico global no presenta desequilibrios cambiarios ni generalizados ni extremos. Aunque los efectos de las variaciones del tipo de cambio son distintos en cada país, no parece que la magnitud de las devaluaciones ocurridas hasta la fecha sean lo suficientemente grandes como para encender las luces de alarma y poner en entredicho el proceso de recuperación.

Puedes descargar el informe de abril entero (formato PDF).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *