18 Marzo, 2015

¿Es efectiva la compra de deuda pública por parte del BCE?


Los mercados europeos han abierto este mes un capítulo histórico con el llamado QE (Quantitative Easing). Un plan masivo de compra de deuda pública por parte del Banco Central Europeo (BCE) que inyectará liquidez en el sistema durante un año y medio. ¿Los objetivos de esta transfusión? Aumentar la inflación y revitalizar la eurozona. ¿Qué ha motivado el BCE a lanzar este programa y hasta qué punto será efectivo? El artículo “Sobre la necesidad y la eficacia del QE del BCE” publicado en el último informe de ”la Caixa” Research aborda estas dos cuestiones.

La necesidad del QE del BCE

¿Por qué ahora?

El BCE ya había utilizado un amplio arsenal de instrumentos no ortodoxos para combatir la crisis de deuda soberana y la recesión económica, pero, hasta ahora, se había resistido a comprar deuda pública. La institución ya había reducido los tipos de interés a un nivel cercano a cero y, llegados a este punto, el BCE ha optado por una expansión cuantitativa.

Ambas medidas persiguen el mismo objetivo: incentivar el consumo y la inversión de familias y empresas. La diferencia entre una y otra radica en los canales de transmisión a la economía real. Reducir los tipos de interés a corto plazo buscaba modificar los de largo indirectamente. El QE, en cambio, se centra directamente en estos últimos. Comprando un activo a gran escala, el banco central baja su rentabilidad y abre la puerta a los inversores a recomponer su cartera con otros activos con rentabilidades más atractivas.

En cierto modo, el BCE se ha visto forzado a adoptar el QE por el impacto que tuvieron sobre el tipo de cambio del euro las políticas monetarias ultraexpansivas del resto de economías desarrolladas. Entre agosto de 2012 y marzo de 2014, el euro se apreció un 9,9% en términos nominales efectivos. Puesto que la inflación en la eurozona se encuentra en niveles muy bajos, al BCE no le ha quedado más remedio que lanzar su propio QE en aras de promover la estabilidad de precios.

¿Será efectivo?

Aunque es prematuro llegar a conclusiones sobre la efectividad de un programa que apenas ha empezado, estudios en el ámbito estadounidense consideran en general que las sucesivas rondas de QE en ese país evitaron una recesión más profunda en los Estados Unidos. Por ahora, las bolsas ya han notado el efecto del anuncio del plan este inicio de año y la depreciación del euro se ha visto reforzada. Este cambio será el principal canal impulsor de la economía de la eurozona, relanzando el sector exterior de algunos países y presionando al alza los precios de las importaciones. Todo ello debería ayudar a conseguir el objetivo de estabilidad de precios que persigue el BCE.

Si quieres conocer más información sobre las perspectivas ante el QE, te invitamos a leer el último informe de ”la Caixa” Research.

Recuerda que también puedes seguir @laCaixaResearch para estar al día de la actualidad económica y financiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *