23 Noviembre, 2015

Colombia, potencia emergente de América Latina


Colombia acumula más de diez años de crecimiento económico a sus espaldas. El país andino acaricia la paz y mira con optimismo al futuro. Como cuarta economía de América Latina, Colombia quiere superar la dependencia de las materias primas y reforzar sus bases de crecimiento con un objetivo final: convertirse en dueña de su propio destino.

Por primera vez en varios años, en 2015 se están registrando tasas de crecimiento inferiores. Los precios del crudo se han resentido y, con ellos, los ingresos obtenidos por el Estado de esta industria: de los 8.800 millones de 2013 a los 3.400 estimados para este ejercicio.

El primer año de AgroBank en cifras

Este aminoramiento choca con las cifras de crecimiento de la última década. Carlos Morales, director de la oficina de representación de CaixaBank en Colombia, echa la vista atrás: “la economía colombiana ha venido experimentando en los últimos años crecimientos medios superiores al 5% anual”. Un reportaje reciente sobre el país plasmaba este desarrollo en cifras: en la última década la clase media colombiana se ha duplicado, pasando del 15% al 30%, y la pobreza se ha reducido del 50% al 35%.

Como recoge CaixaBank Research en un estudio sobre las perspectivas de este año, Colombia goza de una posición favorable dentro de la región. Si comparamos al país con sus socios de la Alianza del Pacífico (Chile, México y Perú), únicamente Perú es posible que registre un crecimiento mayor.

Con la mirada en el futuro

¿Y en qué pilares se debe sustentar el crecimiento? Para Carlos Morales, “la matriz exportadora es demasiado básica: petróleo, carbón, café, bananas, flores y esmeralda”. Los expertos coinciden en que las infraestructuras, las telecomunicaciones, el consumo interno, la agroindustria y la inversión extranjera son las vías por las que debe articularse el desarrollo del país. En este sentido, el director de la oficina de representación ve similitudes entre España y Colombia: “a veces pienso que este país está a punto de hacer un salto cualitativo similar al que experimentamos nosotros con la transición democrática”.

Más allá de los aspectos económicos, el foco de atención de la sociedad colombiana es el fin del conflicto armado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), un problema que lleva asolando el país cinco décadas. Tras años de enquistamiento del conflicto, la paz está cerca. El Gobierno ha manifestado que el fin del enfrentamiento podría suponer un 1% de crecimiento anual en Colombia; algunos analistas van un paso más allá y afirman que la situación actual ya produce efectos positivos en la economía.

Un destino en crecimiento

Además de grandes empresas como Telefónica, Gas Natural Fenosa, Agbar, Mapfre, Prisa, Sanitas, Viajes El Corte Inglés o NH, la economía colombiana es una oportunidad para las más de 400 pymes españolas instaladas en el país. Preguntado por la misión de la oficina de representación, Carlos Morales reflexiona sobre el valor de la entidad tanto en este país como en Ecuador, Panamá y Venezuela: “en muchos ocasiones somos los ojos en la distancia de nuestras oficinas, centros de empresa y servicios centrales. A las empresas les aportamos certeza, experiencia y especialización”.

¿Te ha interesado este post? Puedes leer más sobre economía internacional en CaixaBank Research o estar al día de su actividad a través de Twitter. También puedes contactar con la oficina de representación de CaixaBank en Colombia en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *