18 Enero, 2016

Áreas de mejora de la empleabilidad en España


En 2015, el paro fue el principal problema de los españoles una vez más. Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el desempleo es la causa que más inquieta al 78,8% de los ciudadanos.

¿Cómo podemos invertir esta situación? Existen numerosos factores que influyen en la generación de empleo y muchos los expertos que intentan ofrecer soluciones. En este sentido, CaixaBank Research analiza la empleabilidad de la fuerza laboral española en el artículo “Radiografía de la empleabilidad de la fuerza laboral en España” con el fin de detectar las principales áreas de mejora.

La empleabilidad de los españoles

Por empleabilidad entendemos la capacidad de incorporarse y permanecer en el mercado laboral o, dicho de otro modo, las posibilidades personales para encontrar empleo y adaptarse a un mercado de trabajo en continuo cambio. Con respecto a la fuerza laboral, esta hace referencia a las personas empleadas en una población determinada, así como a las desempleadas que están buscando trabajo.

Aclarados los términos, incrementar la empleabilidad de la fuerza laboral es crucial para reducir el elevado paro. En el contexto español, podríamos decir que son tres los principales aspectos en los que hay que hacer un esfuerzo para conseguir revertir esta situación:

  • Formación adecuada al mercado laboral: conseguir que la formación se adecúe a lo que demanda el mercado es uno de los grandes retos de nuestro país, ya que casi el 30% de las matriculaciones universitarias del curso 2014-2015 se concentraron en las titulaciones con mayor tasa de paro, como por ejemplo la arquitectura o el arte. En este sentido, debemos conseguir una mejor coordinación entre la oferta de plazas educativas y la demanda de trabajo para aumentar la empleabilidad.
  • Formación de calidad: es uno de los puntos que más debemos reforzar. Según los datos de la OCDE, un 41% de los adultos españoles con estudios superiores obtuvo un resultado bajo en el test de habilidades profesionales, frente al 27% que marca el promedio de la OCDE. Así pues, España cuenta con un nivel de conocimiento más bajo que el del resto de países europeos. Es fundamental una formación que permita desarrollar las habilidades necesarias para un determinado puesto de trabajo.
  • Reforzar la educación y la formación profesional: debemos reducir la tasa de abandono escolar (en España un 27% de los jóvenes ni estudia ni trabaja, frente al 15% de promedio de la OCDE) con medidas como facilitar la transición desde la educación secundaria hacia la FP, con poco peso todavía en nuestro país.

Si quieres conocer todo lo relacionado con las tendencias sociales y económicas, no dudes en visitar nuestro portal de investigación y análisis CaixaBank Research. Puedes también contactar con nosotros a través de nuestros perfiles de Twitter @CABK_Research e @infoCaixa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *