¿Qué debemos tener en cuenta para la campaña de la renta 2015?

06 Abril, 2016

¿Qué debemos tener en cuenta para la campaña de la renta 2015?


Revolución en la declaración de la renta. Este será el primer año en el que la Agencia Tributaria pondrá en marcha un nuevo sistema on-line que sustituirá el popular borrador y el programa PADRE. Su nombre es Renta Web y nace para simplificar el proceso y adaptarse a los nuevos hábitos de las tecnologías de la movilidad (el 20% de los accesos al portal de la Agencia Tributaria en el 2015 fueron a través de smartphones).

Así pues, este año los contribuyentes podremos usar el ordenador, el smartphone o la tablet sin distinciones para presentar nuestra declaración de la renta. Entre las ventajas de este nuevo sistema destaca la portabilidad, porque se puede iniciar en un dispositivo, interrumpir el proceso, y reanudarlo desde el punto en el que se dejó, ya sea desde el mismo terminal o desde otro.

Con motivo de este nuevo sistema, la Agencia Tributaria ha creado el apartado especial “Preguntas frecuentes sobre Renta WEB”, en el que se explica con detalle el funcionamiento de la nueva herramienta.

Ahora bien, aquellas personas que desempeñen actividades económicas, como es el caso de los autónomos, deberán continuar presentando la declaración de la renta con el sistema PADRE. Para estos contribuyentes, CaixaBank pone al servicio de sus clientes la posibilidad de realizar la operativa (confirmar borrador, presentar declaración, etc.) a través de Línea Abierta.

Principales cambios fiscales

Más allá de la digitalización, la declaración de la renta de este año también presenta novedades en el marco fiscal. Las principales son:

  • IRPF: a mediados del pasado año, el Gobierno decidió con la nueva reforma fijar un adelanto de la rebaja del IRPF para el año 2016 a julio de 2015. Esto quiere decir que en nuestra declaración de la renta de 2015 se aplicará el tipo fijado para 2016.
  • Base Imponible del Ahorro (BIA): se siguen manteniendo tres tramos, para ganancias inferiores a 000 euros, hasta 50.000 euros, y de ahí en adelante. La última reforma fiscal de 2014 trajo consigo una bajada en los porcentajes a tributar para 2015 y 2016. La carga fiscal para los últimos 6 meses del 2015 (19,5%, 21,5% y 23,5% para los tres tramos, respectivamente) pasó a ser medio punto superior a las que entraron en vigor una vez arrancó el 2016.
  • Retenciones para accionistas o partícipes de fondos: en el momento de realizar un reembolso se realiza una retención. Con los cambios de la reforma fiscal, se aplica una rebaja de medio punto porcentual en la retención de las plusvalías generadas por estas inversiones.

Si este post te ha parecido útil, puedes descubrir más conceptos financieros en el blog de CaixaBank.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *