03 Junio, 2016

¿Por qué la inflación crece a un ritmo más lento?


“La inflación es siempre y en todas partes un fenómeno monetario en el sentido de que solo es y puede ser producida por un incremento más rápido de la cantidad de dinero que de la producción”. Esta mítica frase del economista Milton Friedman, que ha regido siempre el funcionamiento y evolución de la inflación, se está poniendo en duda tras el modesto crecimiento que ha tenido el índice de precios después de que los bancos centrales hayan intentado impulsarlo con fuertes políticas monetarias. Parece que la causa de este “crecimiento lento” no se debe a un motivo concreto, sino más bien a un conjunto de diversos factores. Pero antes de entrar a valorar dichos factores, conviene acercar brevemente el concepto.

Evolución de la inflación: ¿por qué crece a un ritmo lento?

Qué es la inflación y por qué está creciendo a ritmo lento

La inflación es el aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios existentes en el mercado durante un periodo de tiempo, normalmente un año. Dicho de otra manera, es la subida continuada de los precios a lo largo del tiempo.

Para medir la inflación, se tiene en cuenta la evolución del índice de precios de consumo (IPC), que, a su vez, mide la evolución de los precios de la “cesta de la compra” (esta incluye 489 productos del consumo básico de las personas).

Para entender por qué la evolución de la inflación no está siendo la esperada, debemos atender a diversos factores que están motivando este hecho. Entre ellos destacan:

  • La caída drástica del precio de materias primas: descensos tan fuertes como el del petróleo (un 76% entre mediados de 2014 e inicios de 2016) están teniendo un gran impacto incluso en la inflación subyacente. Esta, aunque está libre de la volatilidad del componente energético y de los alimentos, se ve afectada de forma indirecta por el descenso del crudo, que rebaja a su vez los costes de producción y transporte y, por tanto, afecta también a otros productos. Este punto aparece detalladamente explicado en el artículo “En busca de la inflación perdida” del Informe Mensual de mayo de CaixaBank Research.
  • El exceso de capacidad productiva: esta alcanzó niveles muy altos durante la gran crisis y ahora la lenta recuperación de la actividad económica está dificultando que se elimine el exceso.
  • La debilidad del crédito: una de las razones por las que la recuperación de la demanda está siendo lenta es la debilidad del crédito, que frena la demanda. De esta manera, el papel del crédito es fundamental, porque actúa de mecanismo de transmisión entre la emisión del dinero y la circulación del mismo (que es lo que realmente incide en la inflación).
  • El cambio en la política monetaria: ha habido una ruptura del mecanismo de transmisión de la política monetaria, a consecuencia de la naturaleza de la crisis.

Estos son algunos de los factores que explican la marcha actual del índice de inflación. Con ellos, debemos entender que el hecho de que la inflación sea baja atiende a múltiples factores, no solo a uno. Por otro lado, teniendo en cuenta el panorama actual, se puede ver que se trata de un proceso a medio-largo plazo en el que los resultados no se verán de forma inmediata, sino paulatinamente.

Para entender con más detalle el concepto de la inflación y por qué está teniendo un crecimiento inesperadamente lento, puedes consultar el Informe Mensual de mayo de CaixaBank Research.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *