10 Mayo, 2019

Automobile Barcelona 2019: cien años de automoción

El primer Salón del Automóvil de Barcelona se celebró en 1919 en el Palacio de las Bellas Artes del Parque de la Ciutadella. Las imágenes de esa primera edición demuestran que una feria de esta magnitud supuso una verdadera revolución para la ciudad. 100 años después, el Salón sigue en plena forma. Del 9 al 11 de mayo, Barcelona se convertirá en la capital mundial de la automoción del presente y del futuro de la mano de una feria que ha sabido adaptarse al siglo xxi. En el centenario de su inauguración, el tradicional Salón del Automóvil se convierte en Automobile en una edición que incorporará tendencias como la conectividad 5G, la conducción autónoma o el Internet de las Cosas y, entre otras novedades, mostrará los últimos modelos de vehículos híbridos. En Automobile Barcelona 2019 se darán cita más de 44 firmas automovilísticas, un 46 % más que en las ediciones anteriores. Los visitantes de esta nueva edición del Salón podrán hacerse una idea sobre la nueva morfología de las calles en las ciudades del futuro y su impacto en la vida cotidiana. Está previsto que se presente también el primer vehículo volador, aunque no podrá probarse todavía. Uno de los principales espacios de la feria será la Connected Street, una pasarela que permitirá al usuario conocer todas estas nuevas tecnologías y descubrir de primera mano sus ventajas e inconvenientes a través de una serie de experiencias disruptivas.La Connected Street presentará los seis niveles de conducción autónoma establecidos por la Sociedad de Ingenieros de la Automoción (SAE) a través de diferentes actividades. Desde el nivel 0, en el que el conductor realiza casi todas las acciones, hasta el nivel 5, en el que el conductor y los pasajeros se desentienden de la conducción, existe un amplio abanico de tecnologías que facilitan en menor o mayor grado la experiencia del usuario. Hoy en día se pueden encontrar en el mercado vehículos hasta el nivel 3 de conducción autónoma; funciones como el asistente de aparcamiento o la monitorización 360° del entorno del vehículo se englobarían dentro de este tipo de aplicaciones. En el nivel 5, fabricantes como Ford y General Motors han desarrollado prototipos de vehículos sin, por ejemplo, pedales o volante. Son modelos que utilizan la conectividad 5G como eje central de su funcionamiento. Varios fabricantes presentaron novedades de este tipo en la pasada edición del Salón del Automóvil de Ginebra, como por ejemplo el dispositivo OneButton, ideado por Volkswagen y la firma especializada Aurora, que incorpora un GPS móvil que permite llamar al vehículo a distancia y hacer que recoja al conductor donde este le indique.El desarrollo y la implementación de tecnologías como la conectividad 5G están centrados en potenciar la seguridad vial a través de dos vertientes esenciales: la conexión vehículo a vehículo (Car2Car) y la de vehículo a infraestructuras (Car2x). ¿Cómo actúa esta tecnología para evitar accidentes? Cuando un vehículo equipado con conectividad Car2Car detecta en la carretera algún tipo de peligro, lo notifica al resto de vehículos de su entorno. Este sistema funciona mediante sensores que, implementados en los automóviles, son capaces de detectar cambios de trayectoria o de velocidad. La tecnología Car2x, en cambio, establece conexiones entre vehículos e infraestructuras físicas, como por ejemplo semáforos, que transmiten información a tiempo real. De este modo, el automóvil puede saber con antelación, por ejemplo, el momento en el que un semáforo va a cambiar a verde, y así es capaz de regular la marcha. En el pasado Mobile World Congress, SEAT presentó junto con Telefónica el proyecto piloto Connected Car, que permite establecer conexiones entre los vehículos y el mobiliario urbano, en lo que supone un paso más hacia las llamadas ciudades inteligentes.Según el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética (LCCTE), el Gobierno de España se plantea prohibir, a partir del año 2040, la matriculación o la venta de turismos y vehículos comerciales ligeros con emisiones directas de dióxido de carbono (CO2). Esta medida obliga a los conductores a plantearse la posibilidad de adquirir vehículos que funcionen con combustibles más sostenibles, modelos que hasta la fecha destacan por su limitada autonomía.   Aun así, algunos de los nuevos modelos de vehículos eléctricos como el Audi e-tron o Nissan Leaf, líder de ventas de esta gama, están revirtiendo esta tendencia. Automobile Barcelona 2019 expondrá también las novedades en este ámbito.Uno de los principales atractivos del Automobile 2019 será, sin duda, la presentación del coche volador. No es la primera vez que el Salón del Automóvil de Barcelona exhibe un vehículo de estas características: en 1925, el ingeniero murciano Ricardo de la Cierva presentó el autogiro, una aeronave de ala giratoria híbrido entre la avioneta y el helicóptero. En 2019, el coche volador se llama PAL-V Liberty y es de origen holandés. El prototipo que se verá en Automobile es un vehículo biplaza de tres ruedas, que puede pasar de aéreo a terrestre mediante una breve transición. Para su conducción es necesaria, por el momento, la licencia de piloto. Automobile Barcelona 2019 celebrará por todo lo alto un siglo de existencia, en el que Barcelona se convertirá por unos días en la capital mundial del motor.

INNOVACIÓN
10 Mayo, 2019

El alma del tejido empresarial español

El 12 de mayo se celebra el Día Europeo de las Pymes, lo cual no deja de ser un reconocimiento a aquellas pequeñas y medianas empresas que, según datos del Consejo Internacional de la Pequeña Empresa (ICSB), representan el 90% del sector empresarial de todo el mundo, generan entre 60 y el 70% del empleo y son claves en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados por Naciones Unidas. En el ámbito europeo, las cifras son bastante similares: las pymes crean empleo, generan la mitad del comercio intracomunitario de bienes y son las responsables del 51% de las importaciones y del 45% de las exportaciones que se producen dentro de la UE. Y en España, la proporción es incluso mayor: según los datos de marzo de 2019 de Cifras Pyme, las pymes constituyen nada menos que el 99,8% del tejido empresarial español y generan el 65,9% del empleo, lo que las convierte en el auténtico motor de la economía española. Además, la reciente crisis económica las ha llevado a iniciar un proceso de apertura al exterior a la búsqueda de nuevos mercados. Todo ello ha propiciado que, según datos de Eurostat, las pymes españolas sean actualmente responsables del 53,3% de las importaciones y del 51,1% de las exportaciones que se realizan en todo el país.¿Cómo está formado exactamente ese 99,8% del tejido empresarial español? Nuevamente según los datos de Cifras Pyme, el 53,8% son trabajadores autónomos; el 39,7%, microempresas de entre 1 y 9 empleados; el 5,4%, pequeñas empresas de entre 10 y 49 asalariados; y el 0,9%, empresas medianas de entre 50 y 249 trabajadores. Tan solo el restante 0,2% son grandes empresas con más de 250 personas a su cargo. ¿Y cómo se distribuye ese 65,9% del empleo que generan las pymes? A saber: el 12,4% son autónomos (casi 2 millones de trabajadores), el 19% trabaja en microempresas, otro 19% en pequeñas empresas (unos 3 millones en cada categoría) y el 15,5% en empresas medianas (casi 2,5 millones). Si los sumamos, comprobamos que existen más de 10 millones de personas que trabajan en pymes, por 5,5 millones que lo hacen en grandes empresas (es decir, el 34,1% restante).No obstante, a pesar de generar prácticamente dos tercios del empleo español, las pymes cuentan con algunos retos pendientes de cara al futuro. El primero sería la digitalización, tan necesaria para mejorar la competitividad. A pesar de que en los últimos años se han realizado progresos, las pymes todavía requieren de mayores inversiones para producir, almacenar, tratar y analizar los datos. Por ejemplo, la mayoría de pymes cuentan con página web, pero muy pocas disponen de plataforma de e-commerce propia. Las grandes empresas continúan siendo las que cuentan con una mayor capacidad para incorporar las nuevas tecnologías. Otro desafío sería su propio crecimiento. Las pymes españolas necesitan buscar características que las diferencien con el objetivo de explotarlas y, nuevamente, mejorar su competitividad, aumentar su productividad e incrementar su presencia en el exterior. La internacionalización podría ser una vía interesante para su crecimiento. Un último reto para las pymes es la financiación. Actualmente, las pequeñas y medianas empresas recurren en pocas ocasiones a las entidades financieras, porque su propia naturaleza las limita a la hora de solicitar un préstamo y hacer frente a la deuda. Una posibilidad interesante de futuro sería recurrir a las nuevas formas de financiación a las que habitualmente acuden las start-ups, como por ejemplo los business angels, el confirming (cesión de pagos a proveedores), el crowdfunding, el crowdlending, el factoring o el leasing.Entre las cinco empresas mejor valoradas por el entramado español de pymes y autónomos se encuentran Fundación Bancaria La Caixa y CaixaBank. Así lo refleja el último Estudio de Éxito Empresarial desarrollado por la consultora económica  empresarial Advice Strategic Consultants. Para los entrevistados, el acceso a la financiación bancaria —que en el caso de las pymes españolas alcanza el 88% frente al 50% de Alemania y el 30% de los Estados Unidos— es uno de los grandes motivos para valorar positivamente a las grandes empresas.

CORPORATIVO
07 Mayo, 2019

FENAVIN convierte a Ciudad Real en la capital del vino

CaixaBank apoya al sector vitivinícola en la Feria Nacional del Vino, el mayor evento sobre el tema que se celebra en España. Este año tendrá lugar entre el 7 y el 9 de mayo en Ciudad Real. El vino es un alimento, pero también, y casi más que eso, una expresión cultural anclada a los inicios de nuestra historia, ya que en torno a este líquido se han reunido personas de todas las civilizaciones desde hace milenios. Y aunque el poso de su sabor esté anclado en estas reminiscencias, el sector vitivinícola goza de una excelente salud y de un vigor que auguran un futuro tan exitoso como su pasado. La Feria Nacional del Vino (Fenavin) es el mayor evento sobre el tema en nuestro país, y la prueba de este buen momento que vive su industria. Fenavin celebra este año su décima edición: la feria tendrá lugar en Ciudad Real entre los días 7 y 9 de mayo. Aunque los datos de 2018 dejan a España como tercer exportador de vino del mundo, durante la década 2007-2017 llegó a ser el mayor exportador de vino en volumen. En ese período se registró un crecimiento del 48,7%, lo que supuso un aumento en el valor de estas exportaciones, que alcanzaron un monto de 2.854 millones de euros.Aunque el vino es un producto milenario, estos datos hablan de una tendencia al alza en el negocio, que lo hace muy atractivo para todos los actores implicados. De ahí que Fenavin sea un foro en el que se comparte información, se buscan nuevas oportunidades de mercado y se analizan las últimas tendencias del sector. En este contexto, CaixaBank ha querido aportar su experiencia y su apoyo. La entidad participa como patrocinador de la feria, al tiempo que ostenta el patrocinio exclusivo de las actividades de promoción exterior y economía que se desarrollarán esos días. A veces, los pequeños detalles marcan la diferencia entre un producto exitoso y otro que no. Y en este sentido, y ya que España goza de muy buenos caldos, es un reto para los empresarios buscar soluciones que ayuden a impulsar el sector vitivinícola y redunden en este doble objetivo de apostar por la innovación y dotar a sus actividades de una dimensión internacional que beneficie las exportaciones. Ambos matices están presentes en los contenidos que ofrecerá CaixaBank  durante la Feria. El ‘Rincón de la Innovación´, una iniciativa de la línea de negocio AgroBank dirigida al sector agrario, es una de las actividades más novedosas, ya que ayudará a difundir conceptos inéditos de la actividad enológica a todas las escalas, como el envejecimiento del vino en el fondo marino, el uso de ultrasonidos como técnica para ello, o elementos de uso cotidiano como el desarrollo de un corcho enroscable, por ejemplo; siempre hay ideas nuevas que le dan un giro moderno al sector vitivinícola, y la feria es el mejor escaparate para ello. Igualmente interesante será la intervención de David Pedrol, CEO de @Winetobe, prevista para el día 8 de mayo. Su experiencia es muy valiosa, dado que su firma es la que vende más vino embotellado a Asia a través de internet. Su ponencia está enmarcada en el programa de ponencias sobre promoción exterior y economía que propone CaixaBank, que también incluye la participación de varios responsables de la entidad que proporcionarán compartirán con los asistentes su visión sobre los principales mercados importadores a nivel mundial y aquellos que ofrecen un alto potencial de crecimiento. También se darán a conocer en profundidad los impactos del Brexit en las bodegas españolas, cómo llevar a cabo una venta segura en la exportación o consejos para negociar con vendedores chinos, entre otros temas de interés en materia de comercio exterior que se tratarán en el Aula 4 del Pabellón Ferial. De la misma manera, en el stand de la entidad financiera está previsto que especialistas de CaixaBank ofrezcan un asesoramiento y apoyo personalizado a las empresas españolas asistentes al evento. Y, con un aspecto más lúdico, el espacio de CaixaBank en Fenavin también organizará catas de vino y de maridajes. Estos son algunas de las actividades  eventos más llamativas durante los tres días de Fenavin que, por otra parte, ofrece en esta décima edición un 7% más de espacio expositivo, más de 10.000 marcas de vino y la presencia en Ciudad Real de 1.993 bodegas, un 11% más que en el año precedente. Según las estimaciones de la organización, se espera que su escaparate atraiga a más de 18.000 compradores, de los que en torno a los 4.000 serán internacionales.

CORPORATIVO
02 Mayo, 2019

¿Nos puede ayudar la inteligencia artificial a detener la desertificación de la península?

Las investigaciones del ingeniero agrónomo Rafael González Perea han creado un modelo que optimiza el consumo de agua y energía en el sector agrícola, un avance que podría ayudar a detener el deterioro del ecosistema | La tesis de González Perea le ha valido para ganar la tercera edición del premio a la mejor tesis doctoral en el sector agroalimentario, otorgada por la Cátedra AgroBank de la Universidad de Lleida. Hace alrededor de 9000 años la zona que hoy conocemos como Sahara no era el mayor desierto del mundo, sino un inmenso vergel que pudo acoger algunas de las más tempranas sociedades de la humanidad. En aquel periodo, la conocida popularmente como Edad de Hielo acababa de terminar y las grandes superficies heladas habían dado paso a extensos prados y lagos; los investigadores creen que en aquel momento, el Sahara era un gran bosque, tal vez selva, repleto de vida. Hoy el Sahara es un lugar completamente diferente. Este radical cambio nos enseña que el clima y la geografía del planeta están en una constante transformación, la cual se ha acelerado como consecuencia del cambio climático producido por la actividad humana y que ya amenaza gravemente nuestra forma de vida. ¿Y qué tiene que ver todo esto con el ingeniero agrónomo Rafael González Perea? Pues puede que este joven cordobés, reciente ganador de la tercera edición del premio a la mejor tesis doctoral en el sector agroalimentario, que otorga la Cátedra AgroBank de la Universidad de Lleida, tenga una de las claves para evitar que la península ibérica se convierta en el próximo desierto de Europa.Desde la Costa del Sol hasta prácticamente las faldas de las montañas cántabras; desde el Cabo de San Vicente hasta la Costa Brava, esa podría ser la extensión del desierto que durante este siglo se irá expandiendo por toda la península ibérica. No es una exageración, es una proyección de la que se hacen eco cada vez más miembros de la comunidad científica. Algunos estudios, como el del Ministerio del Medio Ambiente, incluso ya ponen un dato sobre la mesa: alrededor del 80 % de la superficie de España está en riesgo de convertirse en desierto. De ahí que investigaciones como la de Rafael González sean claves para paliar los efectos del cambio climático. «Eso no es todo —explica González en una entrevista concedida a CaixaBank—. A eso hay que sumarle que de aquí a 2050, según datos de la FAO, deberíamos aumentar la producción de alimentos entorno a un 50 %. Y si en España no tenemos suficiente suelo para incrementar los cultivos, estamos ante un paradigma bastante negativo». Ante esta perspectiva, el ingeniero agrónomo y el equipo de la Universidad de Córdoba con el que trabaja se han puesto a buscar la manera de trasladar las mejores innovaciones tecnológicas del momento, como el big data y la inteligencia artificial, a la producción agrícola. El objetivo es optimizar la agricultura de regadío sin aumentar la necesidad de superficie cultivable. «Con el big data y la inteligencia artificial lo que intentamos es anteponernos a la demanda que va a tener una comunidad de regantes en 1 o 2 días; así adecuamos la estación de bombeo a ese día, adecuamos la red de distribución a la demanda, evitamos pérdidas en la red…, incluso podemos llegar a contratar a tiempo real la energía para disminuir el consumo». Es la tesis de Rafael González, que se traduce en un uso más racional de los recursos, ahorro de costes, incremento de producción agrícola y otros muchos beneficios derivados del análisis de las necesidades y comportamientos de la comunidad de regantes.Aunque el sector industrial y de servicios parece ser el que más se ha beneficiado de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, el mundo agrícola también ha adoptado con entusiasmo las nuevas oportunidades que ofrecen algoritmos y herramientas de análisis de datos masivos. «Se ve, sobre todo, en la numerosa cantidad de foros sobre el tema que ya se están organizando y en el público que acude a ellos». Para Rafael González, ya existe «una gran preocupación porque se sabe o se prevé lo que va a pasar en 20 años». El trabajo de concienciación sobre los efectos del cambio climático, al que todavía le queda mucho recorrido en el conjunto de la sociedad, no ha sido necesario en el sector agrícola. Los profesionales del campo, a todos los niveles, son conscientes de los desafíos que van a llegar en las próximas décadas y por eso ya se están tomando medidas. «En todos los eslabones de la cadena del mundo agro se está intentando utilizar el big data y la inteligencia artificial como una herramienta más». A esas tecnologías se van sumando cada vez más, como el uso de drones para la recogida de datos, una manera muy útil de entender qué está pasando con las cosechas en tiempo real y actuar en consecuencia. Pero todavía queda mucho trabajo por hacer. «Tenemos que seguir afinando más. Hemos creado un modelo de predicción de demanda de agua a un día a nivel de comunidad de regantes; hemos hecho un modelo de simulación de agricultura en el que somos capaces de predecir el 100 % de los eventos de riego y casi el 90 % del agua que va a utilizar cada agricultor cada día. Ahora estamos intentando predecir no solo en qué día sino en qué momento del día se va a regar».Para España, el sector agrícola es clave como uno de los principales exportadores de alimentos de Europa. De ahí se desprende que el interés y el uso de estas tecnologías «esté creciendo a nivel exponencial. En algunos eslabones cuesta un poco más introducirlo por una cuestión tradicional o cultural, pero lo importante es que la inquietud está ahí y va a crecer muchísimo en los próximos años», concluye Rafael González. Por su parte, la Cátedra AgroBank Calidad e Innovación en el sector agroalimentario de la UdL, creada en 2016, tiene entre sus objetivos fundamentales potenciar el reconocimiento de la investigación de excelencia que se está desarrollando en el ámbito agroalimentario, promover la transferencia de conocimiento científico y técnico entre investigadores, profesionales del sector y clientes de la entidad financiera, e impulsar la calidad e innovación en el ámbito agroalimentario. AgroBank, la línea de negocio de CaixaBank especializada en los sectores agrario y agroalimentario, financia esta Cátedra de la Universidad de Lleida (UdL), que abrirá en otoño el plazo para presentar candidaturas a la cuarta edición de este galardón para tesis doctorales. AgroBank, la línea de negocio de CaixaBank dirigida al sector agrario, ha consolidado su liderazgo en este segmento y tiene como clientes a uno de cada cuatro agricultores españoles. La propuesta de valor de AgroBank combina el desarrollo de los mejores productos y servicios adaptados a las peculiaridades de los agricultores, ganaderos o cooperativistas, junto con un asesoramiento cercano e integral. AgroBank cuenta con casi 1000 oficinas propias, donde los clientes tienen a su disposición 3000 profesionales con un alto conocimiento del sector, y realiza acciones de impulso al sector, como jornadas técnicas, acuerdos con organizaciones de relevancia, y las jornadas de la propia Cátedra AgroBank.

INNOVACIÓN
02 Mayo, 2019

Informe CaixaBank Research: la energía del futuro

El objetivo del Acuerdo de París de 2015 está claro: evitar que el aumento de la temperatura de la Tierra alcance los 2 grados con relación a los niveles preindustriales, y esforzarse para limitar este aumento a 1,5 grados. Y ello requiere «un descenso muy importante a nivel global de las emisiones de gases de efecto invernadero, algo que solo será posible en el marco de una transición energética que reduzca la demanda de energía y evolucione hacia un mix de energías más limpias», afirma el economista jefe de CaixaBank, Enric Fernández, en el editorial del Informe de CaixaBank Research correspondiente al mes de abril. Este mes, el informe dedica su Dossier a una cuestión trascendental: la energía del futuro y el desafío de la transición energética. En este ámbito, el energético, la Unión Europea tiene una oportunidad única: ejercer el liderazgo a nivel mundial, por oposición a la «desgana, cuando no rechazo, del actual Gobierno de EE. UU. Puede compartir esfuerzos en términos de recursos públicos y aprovechar para potenciar su capacidad fiscal», explica Enric Fernández. En efecto, una parte importante de dichos recursos debería servir para impulsar la investigación básica en tecnologías que pueden ser claves para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. La UE también debería avanzar en la integración de los mercados energéticos nacionales, algo que el economista jefe de CaixaBank considera aún más necesario si cabe en el caso de que aumente la dependencia de las energías renovables, como la solar o la eólica, que requieren de redes de gran escala capaces de equilibrar la oferta y la demanda.Fernández defiende también la necesidad de que exista un marco regulatorio para la transición energética que sea claro y estable, en el que «las leyes que lo definen deberían contar con un amplio consenso político y social. Así, se deben evitar situaciones como la actual, en diversos países europeos, en que la incertidumbre sobre posibles futuras restricciones de circulación a los vehículos diésel ha contribuido a un parón de las ventas», alerta. «Más allá de consideraciones económicas y financieras, la transición energética también es un tema de responsabilidad. De todos, particulares y empresas. Responsabilidad por hacer lo correcto. Y lo correcto es hacer cuanto esté en nuestras manos para dejar un planeta en condiciones para las generaciones futuras», concluye Enric Fernández. Siguiendo con la temática, el economista Jordi Singla asegura en el artículo «El mix energético del futuro» que «la economía global está evolucionando hacia un mix energético más sostenible, que pretende combinar un crecimiento económico dinámico con un mayor control de la contaminación». Sin embargo, considera que los progresos que se producirán en los próximos años «serán limitados, ya que, si bien el PIB global se espera que crezca muy por encima del consumo energético, las emisiones de carbono seguirán aumentando de forma notable y la mejora respecto a la última década será modesta». En «La geopolítica de la energía», el economista Ricard Murillo profundiza en los aspectos geopolíticos del sector, y explica que las relaciones internacionales que se han forjado a través de las fuentes de energía seguirán cambiando, probablemente en beneficio de los estados exportadores de gas. «No obstante, el uso más eficiente de la energía junto con la apuesta por las fuentes renovables permitirá independizarse energéticamente a los países que las desarrollen correctamente», concluye con una recordada cita del expresidente de Estados Unidos Jimmy Carter: «nadie podrá embargar jamás la luz del sol». Por su parte, el economista Manel Pardo indica en el artículo «Los costes y beneficios del mix energético del futuro» que el nuevo mix será más eficiente «debido al mayor peso de las energías renovables y el gas natural, en detrimento del carbón, menos eficiente y más contaminante», y que esta mayor eficiencia energética traerá consigo beneficios económicos, como un ahorro en la factura energética para los consumidores. «Pero, por otro lado, también reducirá la producción en algunos sectores económicos, aunque el resultado neto se estima que será positivo». Roser Ferrer, también economista de CaixaBank Research, recuerda en «La financiación que piensa en verde» que empresas, gobiernos y reguladores tienen un papel importante que jugar para apoyar la transición hacia una economía más sostenible a largo plazo. «También el sector financiero, como intermediario entre el ahorro y la inversión», añade. «Pero, para que dicha transición pueda efectivamente ser financiada, es clave trabajar para identificar y eliminar las barreras que limitan el desarrollo de las finanzas verdes». Finalmente, en el último artículo del Dossier, «El nuevo mix energético en la península ibérica: el combate contra el calentamiento global», la economista Vânia Duarte concluye que el cambio del mix energético tendrá efectos positivos en España y Portugal, no solo para el medio ambiente, sino también para la salud pública y la economía. «Así, este cambio permitirá reducir la dependencia energética de las economías ibéricas respecto al petróleo y los productos petrolíferos, lo que reducirá la factura energética y, consecuentemente, contribuirá a la mejora de la balanza comercial». Sin embargo, añade, «permanecerá la duda sobre cuál será el impacto de este mix energético más sostenible en el coste de la energía para el consumidor final».

CORPORATIVO
29 Abril, 2019

¿Seguirá cayendo la tasa de ahorro en España?

Desde el año 2015, la economía española no ha dejado de crecer por encima de la media de la eurozona. No obstante, en el mismo periodo de tiempo, la tasa de ahorro ha caído hasta mínimos históricos. En teoría, eso podría indicar un escaso margen de maniobra de los hogares españoles con respecto a sus decisiones de consumo en el caso de que la situación económica empeore.   No obstante, Oriol Carreras, economista en el Departamento de Estudios del Área de Planificación Estratégica y Estudios de CaixaBank, considera que aún es pronto para realizar esta afirmación: «Es probable que la tasa de ahorro empiece a recuperarse ligeramente en los próximos trimestres y, además, la situación financiera de los hogares ha mejorado sustancialmente respecto a los años anteriores a la crisis», escribe el experto en el artículo «¿Seguirá cayendo la tasa de ahorro española?», que se incluye en el Informe de CaixaBank Research correspondiente al mes de abril. En el artículo, Carreras analiza la evolución de la tasa de ahorro evaluando las perspectivas de sus dos variables: el consumo y la renta bruta disponible (RBD). Y puesto que el consumo se financia, en gran medida, mediante la RBD, la principal pregunta que plantea es... ¿cuál será el diferencial de crecimiento entre ambas? «Desde 2015, el consumo ha repuntado con fuerza y ha crecido por encima de la RBD, lo que provoca el deterioro de la tasa de ahorro. Sin embargo, nuestra previsión es que, en los próximos años, este patrón se revierta y el consumo crezca por debajo de la RBD», escribe Oriol Carreras. La razón que aduce para ello es el desvanecimiento del efecto del «consumo embalsado»: el fuerte empuje del consumo en los últimos años se explica, en gran parte, por la materialización de planes de consumo que los consumidores habían pospuesto a lo largo de la crisis. Y ahora que se han puesto al día, lo esperable es que las familias moderen su patrón de consumo.En su artículo, el experto presenta la proyección del crecimiento del consumo según un modelo que tiene en cuenta factores como el crecimiento del empleo, de los salarios, de los tipos de interés y del precio de la vivienda. Pues bien, lo que prevé este modelo es una moderación del consumo para el año 2019, y una reaceleración en 2020. La moderación pronosticada para 2019 refleja una normalización tras su fuerte repunte entre 2015 y 2018, debido al mencionado efecto del «consumo embalsado». Es decir, se prevé un ajuste temporal del crecimiento del consumo. A su vez, el repunte proyectado a partir de 2020 refleja la finalización del proceso de ajuste y el mayor crecimiento previsto de la RBD. En cualquier caso, el modelo prevé que el consumo crezca a ritmos sólidos en todo el horizonte considerado.Para aquellos que quieran romper las previsiones y no perder de vista su capacidad de ahorro, les serán útiles estos 10 consejos para poder ahorrar en el día a día, de forma sencilla y con relativamente poco esfuerzo: 1- Fíjate un objetivo. 2- Define cuánto y cuándo. 3- Lleva un presupuesto. 4- Preahorra: separa el dinero de tu nómina cuando te la ingresen, sin esperar a final de mes. 5- Lleva «lo justo» en la cartera: así evitarás compras impulsivas. 6- Elimina los gastos que sean prescindibles. 7- Reduce tu consumo energético. 8- Come en casa o de táper. 9- Usa el transporte público, o la bicicleta. 10- Busca ofertas de ocio gratuito: seguro que en tu ciudad hay muchos eventos gratuitos. Además, es importante comparar precios y buscar ofertas (especialmente en Internet) antes de realizar una compra importante, utilizar las bibliotecas públicas (donde puedes leer libros, escuchar discos o ver películas de forma gratuita) y compartir gastos con los amigos cuando se pueda, como por ejemplo las suscripciones a Netflix o Spotify.

CORPORATIVO